lunes, 25 de enero de 2010

Hay que follarse a las mentes.

"¿Que de qué sexo sea? En realidad me da igual, es lo que menos me importa. Me puede gustar un hombre tanto como una mujer. El placer no está en follar, es igual que con las drogas. A mi no me atrae un buen culo, un par de tetas o una polla así de gorda. Bueno... no es que no me atraigan...¡Claro que me atraen! ¡Me encantan! Pero... no me seducen... Me seducen las mentes, me seduce la inteligencia, me seduce una cara y un cuerpo cuando veo que hay una mente que los mueve y que vale la pena conocer... Conocer, o ser, dominar a la mirada, la mente Hache.

Yo hago el amor con las mentes, ¡Hay que follarse a las mentes!"


Dante, Martin Hache.

Cita del mejor personaje de una gran película. Y qué razón tiene.

Es probable que más de uno no lo comparta. Que piense que para echar un polvo lo que se necesita es un buen cuerpo, y la mente es algo que sobra. Bien, es un razonamiento lógico, pero seguramente aquellos que lo afirmen nunca hayan probado a "follarse una mente".

Es sencillo dejarse llevar por lo superfluo. Y mucho más común y notorio en esta triste sociedad en la que vivimos presumir de una chica 90-60-90 que de una chica 150. De cociente intelectual. Y de todos es sabido que si el mejor amigo de tu novio, con el que quieres emparejar a tu amiga, "es majo", la amiga arqueará una ceja y se pondrá a la defensiva. Y lo más probable, me temo, es que no consigas tu propósito, novia de buenas intenciones.

Bien, yo os invito a que os convirtáis en ciegos por una vez, y, haciendo caso de la cita del principito que se puede leer en esa columna que de la derecha, empecéis a ver con el corazón. O con el cerebro, lo que os haga más ilusión. No pretendo soltar el discursito rosa-disney sobre la belleza interior y todo eso, no os confundáis. Simplemente sostengo que adentrarse en los entresijos de una mente que a priori nos resulte atractiva puede ser mil veces más placentero que descubrir los recovecos del cuerpo que la contiene. Que al fin y al cabo, visto un cuerpo, vistos todos. Y que es bastante más satisfactorio mantener un encuentro, digamos, íntimo, con una persona con la que mantienes una cierta complicidad más allá de lo meramente físico.

No os asustéis, en serio. Conocer a una persona no implica una vida a su lado. Ni siquiera muchos años, si no se desea. Puede ser un encuentro esporádico, todo depende de las dos partes. Igual que con todo. Se me ocurre que tal vez pasa que la gente tiene miedo de ahondar en la persona y cogerle cariño...

Otro día haré una de mis disertaciones sobre la belleza y por qué es absurda y está completamente condicionada. No hace falta ser un genio para verlo claramente, pero por si acaso... y hoy no lo escribo porque me duele la cabeza u_u

Por último, diré que:

-La curva es bella.
-Pocas cosas hay más agradables que un hombre cómodo y blandito.
-Y por si no había quedado claro... hay que follarse a las mentes.

Canción del último gran descubrimiento musical, gracias a la dama Isiriel:

4 exploradores comentan...:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Setaluzinojena dijo...

Me acabas de dejar más muerta si cabe. Escribes, y lo haces bien, eres más friki que yo (conozco realmente a pocas chicas que me superen), tienes por ahí una cancionaca de boikot, y te gusta esta película, amén de alguna que otra coincidencia más. Si lo llevase, me quitaría el sombrero, me estoy quedando flipada. Así sí que dan ganas de tener un proyecto en común.

Art. dijo...

Wa, me ha encantado éste.

Leches, tias buenas hay por doquier. Pero mujeres (ampliable a hombres) de esos a los que te asomas y te quedas prendado... ¡pocas!

Además, el intelecto y la personalidad pueden multiplicar el atractivo; pero ya me dirás en qué forma tener un buen cuerpo va a hacer la convivencia más sencilla o enriquecedora...

Chapeau.

PD: me ha hecho gracia lo del hombre blandito. A mí realmente no me motiva nada acostarme con una chica que sea todo ángulos y rectas...

Francis dijo...

Vengo de un blog en el que una chica se quejaba de no tener gran físico.
Todo lo que has escrito es un calco de lo que pasa por mi mente. Es más, en más de una ocasión en mi vida he dicho "a mí me gusta follarme las mentes". No hay nada más sensual para mí que una chica inteligente. Me gusta mucho tu forma de pensar y la comparto al 100 %.

Besos!