jueves, 10 de febrero de 2011

Los sonacirema.

Toda cultura tiene sus propias pautas de comportamiento, que resultan extrañas para aquellos que proceden de otro ámbito cultural. Podemos tomar como ejemplo a los sonacirema, grupo descrito en una célebre investigación de Horace Miner (1956). Este autor centró su atención en los elaborados rituales corporales en los que participan los sonacirema, rituales que tienen extrañas y exóticas características. Su descripción merece ser citada en toda su extensión:
La creencia fundamental que subyace en todo el sistema parece ser que el cuerpo humano es feo y que por naturaleza tiende a debilitarse y a enfermar. Encarcelado en este cuerpo, la única esperanza del hombre es poder apartarse de estas tendencias mediante el uso de las poderosas influencias del ritual y de la ceremonia. Cada hogar tiene uno o más altares dedicados a este fin [ ... ]. El lugar central del altar lo ocupa una caja o cofre construido en la pared. En este cofre se guardan los numerosos amuletos y pociones mágicas sin los que ningún nativo cree que podría sobrevivir. Estos preparados los garantizan diversos especialistas. Los más poderosos son los curanderos, cuya asistencia debe recompensarse con cuantiosos regalos. Sin embargo, los curanderos no proporcionan las pociones curativas a sus clientes sino que deciden sobre los ingredientes y luego los escriben en una lengua antigua y secreta. Esta escritura la comprenden únicamente ellos y los herbolarios, quienes, a cambio
de otro regalo, proporcionan los amuletos necesarios (... ).
Los sonacirema sienten al mismo tiempo un horror casi patológico y una gran fascinación por la boca, cuyo estado piensan que tiene una influencia sobrenatural en todas las relaciones sociales. Creen que, si no fuera por los rituales bucales, se les caerían los dientes, sangrarían sus encías, sus mandíbulas se reducirían, sus amigos les abandonarían y serían rechazados por sus amantes.
También creen que existe una estrecha relación entre las características orales y las morales. Por ejemplo, hay una ablución ritual de la boca de los niños que se supone mejora su carácter moral.
El ritual corporal cotidiano general incluye un rito bucal. Aparte de la minuciosidad en el cuidado de la boca, este rito conlleva una práctica que resulta repulsiva para el no iniciado. Me contaron que el ritual consiste en insertar un pequeño haz de pelos de cerdo en la boca, junto con ciertos polvos mágicos, y en moverlo con una serie de gestos muy formales.

¿Quiénes son los sonacirema y en qué parte del mundo viven? Usted mismo podrá responder a esta pregunta e identificar la naturaleza de los rituales corporales descritos, leyendo simplemente "sonacirema" al revés.


Este es un extracto del manual de sociología de Giddens. Lo leí el otro día, estudiando, y me pareció bastante interesante. Es curioso ver nuestra propia sociedad a través de los ojos de un extraño, ¿verdad?



¿Y la canción a cuento de qué viene? Pues a cuento de que hoy me he terminado el libro en el que se basa la película. Genial, por cierto. "Capitán de mar y guerra", de Patrick O'Brian. Muy recomendable, aunque está tan saturado de términos navales que si os animáis, va a costar un poquito leerlo.

4 exploradores comentan...:

Art. dijo...

Joder Indy, ya me has vuelto a trollear xDDD Pero bueno, esta vez ha sido creativo y curioso :P

Tengo que ver esa peli ^^ Pero la canción la he escuchado en alguna parte...

PD: el miedo es el pre-jefe final. Luego viene tu "nega" y entonces ya sí que ganas todo... para volver a empezar si quieres en modo experto! xD

Isiriel dijo...

Me ha matado lo de "los escriben en una lengua antigua y secreta"

La verdad es que muchos comportamientos de una sociedad son comprensibles en tanto que formas parte de esa cultura, de lo contrario, la mayoría de pueden parecer absurdos y carentes de sentido. Esta entrada me ha recordado precisamente a un libro que narra la cultura occidental desde los ojos de un samoano.

"En las once cartas o discursos, el jefe Tuaiavvi, que ha viajado por distintos países de Europa conociendo a los hombres blancos en su hábitat artificial, explica las particularidades culturales de los mismos –sus valores, sus costumbres, sus creencias-, la mayor parte de ellas resultan a ojos del samoano absurdas, ridículas e incluso perversas."

PD: Como se nota que poco a poco las carreras van interfiriendo en las entradas de blog xD

Indy dijo...

Qué afición le tenéis a las postdatas, comentaristas míos :)

Shurha dijo...

Arreglado el destrozo (a veces me patinan las neuronas, ya lo sabes). Respecto a lo de los comentarios en el otro blog, pruébalo ahora... A ver si he conseguido arreglarlo (¿recuerdas que nos pasó lo mismo cuando me hice el primero? jajaja)

Y respecto a tu entrada... olé. Me encantan ese tipo de textos (me ha recordado a uno de Richard Dawkins que nos enseñó mi profesor de Antropología el semestre pasado, aunque en realidad no tenga demasiado que ver... =D)

(L) mi cantante~

PD.: Si, pongo postdata para mimetizarme en el ambiente. Puedes darme una colleja por esto xD